domingo, 18 de febrero de 2018

BLACK PANTHER, más bien gato domesticado.

Dir:Ryan Coogler (2018)


         Tras los sucesos acontecidos en Capitán América: Civil War retomamos la historia de T´Challa ( Black Panther) el cual debe dar sus primeros pasos como Rey de la nación de Wakanda así como hacer frente a ciertos fantasmas del pasado familiar que amenazarán dicho reinado.


        Una vez que nos hemos acostumbrado a eso de "Black Panther" en vez de "Pantera Negra" y que tanto llamó la atención (por lo chirriante que quedaba en la versión doblada) era hora de ver que tal le iría al Iron Man africano su primera incursión cinematográfica en plan top star, incursión que, para este que escribe, ha sido un pequeño bache dentro del universo Marvel.


            A todos los efectos esta Black Panther es principalmente un relato Shakesperiano (todavía mas acentuado que en Thor), salpicado de mucho mensaje socio-político y con una presentación de personajes algo famélica aunque esta mejora durante el visionado. El inconveniente que tiene esta Black Panther es que quizás se toma demasiado en serio a sí misma. Sé que muchos os quejáis de que el universo Marvel está cada vez más subyugado a la tiranía de la comedia, unas veces más acertada que otras, pero en Black Panther el poco humor que puede encontrarse no me parece que funcione de ninguna de las maneras. Esto, unido a que  la propia historia tampoco parece nada del otro mundo y, sinceramente, suena a ya vista en otros ámbitos, desemboca en una película muy manida, un tanto anodina, poco sorprendente y sobretodo, con un metraje algo excesivo. 


           Lo cierto es que la premisa de la historia de esta Black Panther ( joder, que ganas de decir Pantera Negra) podía haberse ramificado en mil y una direcciones pero la tomada es la más sencilla y acomodada. Para colmo de males no es nada emocionante y esto sí que es un pecado capital. Todo parece demasiado falso, muy nuevo, casi como si pudiésemos ver el corchopán y ciertas escenas que quieren parecer étnicas pueden llegar a hacerse sonrojantes y da la sensación de estar viendo estereotipos en cada esquina.


          En cuanto al reparto aquí tenemos una amplia representación de actores de sobrada trayectoria, empezando con los veteranos Angela Bassett y Forest Whitaker y continuando con Chadwick Boseman como un correcto T´Challa/Black Panther, un Michael B.Jordan con pinta molona, una Lupita Nyong´o que ayuda a dar caché, una estupenda Danai Gurira (The Walking Dead) como Okoye  que es la caña en pantalla, un comedido Martin Freeman y un desaprovechado Andy Serkis al que le cortan muy pronto las alas y que estaba resultando ser lo más divertido de la función.


           Dentro de lo que viene a ser el apartado técnico decir que la música ambienta muy bien la película pero no desarrolla un leit motiv reconocible para nuestro héroe. CGI hay a cascoporro unas veces estupendo y otras un poco bastante obvio debido al uso excesivo que se hace de él en el tramo final de la película. El vestuario es bastante rico así como ya he dicho que los decorados no terminan de ser todo lo realistas que deberían y eso es culpa de una fotografía demasiado colorida en las escenas diurnas y muy oscura en las nocturnas.


          Cuando hablamos de este tipo de productos solemos decir que la película es tan buena como su "malo". El archienemigo a batir. En este caso el honor recae en los hombros de Michael B. Jordan como Killmonger. Apariencia molona, actitud y porte. Lo tenía todo. Y digo lo tenía porque en el momento en el que comienza con su discurso de villano megalómano todo se viene abajo. Me parece increíble que utilicen tal recurso en pleno siglo XXI. Si la historia hubiera estado situado en los 70/80 creo que el discurso habría tenido mucho más sentido pero en la actualidad me parece completamente obsoleto. 


         Resumiendo queridos Wakandianos: Black Panther (Pantera Negra, ¡dilo de una vez!) no es el espectáculo que esperábamos ver. No muestra la fiereza que le podríamos suponer a este personaje, tampoco luce en pantalla todo lo que tendría ( de hecho recuerdo movimientos de Civil War mucho más llamativos que los aquí exhibidos) no resulta una película espectacular ni emocionante, no depara sorpresas que nos dejen con la boca abierta ni momentos en los que la piel se nos ponga de gallina, simplemente, deambula por el plano de la mediocridad de un telefilm con mucho, muchísimo presupuesto.

La Nota de La Noche:





























No hay comentarios:

Publicar un comentario