martes, 18 de septiembre de 2018

PREDATOR, echando de menos la camisa de Danny Glover...

Dir: Shane Black (2018)



              El casual encuentro de un marine ( interpretado por Boyd Holbrook)  con un Depredador va a desencadenar una serie de acontecimientos muy sangrientos para todos los que están a su alrededor lo que incluye a una misteriosa sección del gobierno, un grupo de lunáticos y una aguerrida bióloga.


              Pintaba bien todo lo que se oía sobre esta nueva entrega de nuestros amigos alienígenas de sangre verde. Personalmente le tengo simpatía a Shane Black por su particular forma de entender el cine y sus guiones llenos de sarcásticos diálogos, y ya no decir a un Fred Dekker que nos trajo más de un producto bien friki allá por los 80 como fueron "el terror llama a su puerta" o "Una pandilla alucinante". Así que mi sensación es que estábamos en buenas manos.


           Sí, estábamos. Así, en pasado del género "cualquier tiempo pasado fue mejor", porque lo que yo he visto en el cine no me entraba en la cabeza que fuera un producto que hubiera pasado un baremo de calidad para que su guión tuviera luz verde para ser rodado. 


         Predator, sí, de toda la vida Depredador, es una película que empieza ágil y fuerte. Sinceramente sus 5 minutos iniciales son alentadores y refuerzan la promesa de que esta si va a ser buena, con una escena en particular que podría estar entre lo mejor de la saga. Pero empiezan a aparecer fantasmas muy rápido. Personajes que salen de no se sabe donde, sin presentación, o situaciones que no entendemos. La tijera del editor en esta película estaba poco afilada a la hora de acometer su función y los corta y pega se ven en cada esquina del fotograma.


          Pero bueno, quizás no haga falta alarmarse tan pronto. Quizás es que la película fuese demasiado larga para lo que se pretendía y se ha prescindido de algunas presentaciones para hacerla más ágil.. no sé... quizás.... pues no!. Amigos, este festival de la mutilación seguirá más adelante... pero no adelantemos acontecimientos.


           Como iba diciendo, ha empezado el primer acto y, exceptuando estas carencias nombradas, la cosa no pinta mal, por no dejar de nombrar los contiguos homenajes y guiños de ojo a los seguidores de la saga con easter eggs por aquí y allá, muy del gusto seguramente del director.


           La trama se deja ver, tiene buen ritmo, y el escenario elegido también tiene bastante a su favor, por no decir el despiporre que se vive en el mismo con un Depredador en modo Berzerker. Pero claro, no podía ser todo tan bonito y rápidamente cambiamos de escenario y la cosa comienza a desinflarse. No solo eso, a partir de estos momentos los atropellos al guión van a ser constantes con personajes que desaparecen y aparecen de repente en medio de otra situación o personajes que tienen un poder de deducción superior o que simplemente saben como localizar a su objetivo gracias a la providencia divina sin ningún tipo de explicación.


           Es esto último la gran patada que a mi entender termina por derribar lo que podría haber sido una buena película para la saga pero que acaba derivando en un chiste entretenido. Lo del tercer acto es para verse directamente con el automático puesto. No hay tensión, no hay terror, no hay emoción y la consecución de escenas totalmente absurdas casi hacen que eches de menos las de "Alien VS Predator". Por no decir que hace mucho mejor a Predators, por no decir que acabo echando de menos hasta la camisa color mostaza de Danny Glover...


          Dirán lo que dirán para defenderla de cara a su estreno pero aquí ha habido reshoots a punta pala ( hay más de una imagen potente por la red en la que se ve esto claramente ) y poca confianza a la hora de apoyar el proyecto inicial. Se nota que no hay pegamento que una las escenas y entre unas y otras no hay lógica alguna, ni visual ni argumental, dando como resultado un Frankenstein fílmico.


            No obstante diré que en cuanto al grupo de personajes que pululan por la película el grupo de lunáticos podrán sacar de quicio a más de uno pero en mi opinión son lo mejor de la misma. Lástima que estén algo desaprovechados pero desde luego son el casi único aliciente para seguir conectado a la película, quizás porque aportan humor negro a un producto de lo más previsible ( Por favor, casi no reconocí a Thomas Jane... ) . Lo de Olivia Munn ( que hace lo que puede ) es de traca, viendo como una supuesta bióloga resulta ser casi un marine en potencia por no nombrar "ese momento" en el que básicamente se ha debido teletransportar para hacer acto de presencia... otro de los numerosos Deus Ex Machina con los que hay que apechugar si se quiere llegar vivo al final de la película sin que se nos cortocircuite alguno de nuestros nervios oculares.


         En definitiva, hay que tener en cuenta positivamente el homenaje constante de Henry Jackman a la partitura original de Alan Silvestri, su esperanzador primer acto y el conjunto de lunáticos. En cuanto al  CGI este es simplemente correcto y tal y como comentado, el montaje es una bazofia galopante que no hace más que enmascarar lo irritantemente inconexo que queda el guión de un tipo conocido por sus bien hilvanados trabajos. 

La Nota de La Noche:















1 comentario: