sábado, 26 de septiembre de 2015

PIXELS, devuélveme las 25 ptas.

Dir: Chris Columbus (2015)


              Lo siento pero no voy a hablar bien de Pixels. Sinceramente, aunque una película sea un fracaso en cines no tiene porque significar que sea un mal producto.  Simplemente puede haber llegado en el momento equivocado o con la campaña de publicidad errónea o competir contra otros films mucho más atractivos. Por eso me reservo mi punto de vista personal y no remo en la dirección que me dice o señala el resto.
              Pero este es uno de los casos de cajón. Pixels no funciona. Es así de simple. No logra transmitir nada y no es, como muchos aseguran culpa de Adam Sandler que, a mi entender, está bastante comedido.




                 Partamos de la base de que tenemos un planteamiento curioso: esa invasión alienigena en la que debemos ganar a unos juegos (Arcades) de los 80 para evitar nuestra destrucción. Vale, curioso, puede que divertido e incluso emocionante. Pues nada de eso.  Chris Columbus pierde el norte completamente con este Frankenstein fílmico. Es un film levantado de una simple idea pero desarrollado de la manera más chapucera inimaginable.  No es que tenga un mal comienzo con esos títulos de crédito y esa competición durante la infancia de los protagonistas pero es que en cuanto pasamos al presente y vemos como se nos presentan los personajes y esas relaciones imposibles dentro de la Casa Blanca comenzamos a mirar al techo con los ojos entornados. Todo lo que se sucede a partir de ese momento no emociona para nada.


                 Cuando anunciaron la película pensé inmediatamente: -esto es cazafantasmas pero con videojuegos-. Pues vista la película ya querrían ellos que esto se pareciese a Cazafantasmas, donde había humor, misterio y sustos. El film no funciona porque no ofrece emoción, ni amenaza, ni aventuras. Es simplemente una sucesión de pantallas hasta llegar al final Boss, todo ello en automático y con un tono simplón de comedia ligera. Encima hay varios cortes que se ven claramente de lo torpes que son y que me dan a entender que hasta a los productores se les hacia larga la broma.


                 Todos los personajes ( Adam Sandler, Kevin James, Michelle Monaghan, Peter Dinklage y Josh Gad) tienen su momento para hacer su gracieta pero es todo demasiado estúpido como para que nos haga reír en demasía, aunque no diremos que hay algún gag pasable o chascarrillo. Puede que haya un público para esta película pero yo soy de la época de las recreativas y ni aún así ha conseguido ganarme con el factor nostalgia. Una lástima, pues creo que el reparto era lo suficientemente consistente como para dar luz a un film muy recomendable pero que no han sabido como desarrollar.

En definitiva, GAME OVER.

La Nota de La Noche:








No hay comentarios:

Publicar un comentario